¿Por qué Hitler perdió la guerra?

Hans-Georg Henke, destinado en un puesto de defensa aérea de Berlín, llora al ser capturado por el noveno ejécito USA el dia 3 de abril de 1945.

“Hitler no paso del grado de Cabo“. En realidad esta respuesta destroza el dicho de Napoleón de que el bastón de Mariscal se encuentra en la mochila de cualquier soldado (y Napoleón no se refería a que algún soldado se hubiera robado el bastón del mariscal). De hecho muchos generales del Estado Mayor Gral. de la Wehrmacht y de Unidades Operativas así como dela Kriegsmarine, tenían en alta estima el “golpe de vista” estratégico de Hitler y muchos sinceramente le admiraban. Por otra parte también existían otros que no gustaban para nada del “cabo” austríaco.Sin embargo después de la guerra algunos generales expresaron que lo consideraban el mejor estratega militar alemán…

Napoleón y Hitler

2º Los famosos frentes de la guerra fueron básicamente tres:  el frente oriental (URSS, etc), el frente occidental (desde Noruega al África) y el más olvidado pero tremendamente importante, el frente aéreo que significó el ataque sobre laas ciudades alemanas

3º La falta de soldados, hecho real, se debió a la estructura social imperante en Alemania en aquel entonces. La mujer cumplía un rol secundario y famoso eran las “3 K” destinadas para ellas: Küche (cocina), Kirche (iglesia) y Kinder (los niños). Debido a esto y a la poca o nula costumbre de que la mujer trabajase fuera de sus hogares, aproximadamente 1 millón de hombres que trabajaban en las industrias y fábricas no fueron movilizados. 1 millón que eran absolutamente necesarios para cubrir las desaparición de aprox. 1 división que a la semana se perdía en el Frente Este. Por su parte los estadounidenses tomaron a cada hombre y lo movilizaron y las mujeres ocuparon suis puestos en las fábricas. De allí que las estadounideses sean más independientes que las europeas en términos generakles.

4º La producción de guerra alemana iba en constante aumento debido a las extraordinarias medidas que Albert Speer tomó. Bajo su control las industrias y fábricas de armamentos se diseminaron por Alemania y muchas de ellaas se encontraban en gigantescas construcciones subterráneas. Al final de la guerra, bajo los constantes bombardeos, la falat de materiales bnásicos,falta de personal calificado, etc, Alemania producía mucho más que en tiempo s de paz o de comienzos de la guerra.

5º La moral del pueblo alemán fluctuó en muchos niveles. Sin embargo al final sedió una mezcla entre cansancio y desesperación ante la llegada de los asiáticos. De allí que muchos niños, mujeres y ancianos combatieron hasta que fueron desbordados por la marea soviétuca. Para comprender en plenituyd este punto es necesario conocer a los alemanes. Ellos manifiestan diferentes temperamentios de acuerdo a las regiones, a la clase social, a la religión y a la educación que poseen. Sin embargo a grandes rasgos podemos decir que los alemanes en una gran proporción apoyaban a Hitler, no porque creyeran en él, sino porque en la realidad social de aquellos años aún estaba fresca en la memoria la lealtad que le entregan a sus distintos reyes y el rol de Jefe de Estado entraba a suplir a aquellos monarcas, pero recibía una lealtad similar a la que dispensaron a sus monarcas.

6º Quien escribió sobre Goebbels, Goering, Himmler y otros como seres incapaces, se equivoca al 100%. El poder de la oratoria y la inteligencia desplegada por un Goebbels ya se la quisiera cualquier país. No en vano el Ministro de Propaganda era Doctor en Filosofía, y un grado académico como este en Alemania, no es igual al que se obtiene en otros países (¿tenemos algún forista que tenga este grado académico?). Tenía una gran capacidad intelectual y quien quiera probarse frente a él, basta leer sus discursos, donde dá muestra de su inteligencia y agudeza sicológica. Hasta el día de hoy se le estudia en tecnicas de marketing, por ejemplo.

Goebbels, Göering y Himmler

El Jefe de la Luftwaffe, H. Göring, por su parte fue aceptado por Hitler a su lado debido al arrastre popular que tenía, pero Hitler sabía muy bien de su capacidad (prácticamente nula) y sus diversas manías y vicios (aquí podemos perfectamente aplicar el dicho “el poder corrompe”). Himmler tampoco estaba tan mal. Profesional universitario fue simplemente un buen organizador, un buen administrador pero de muy mala resistencia ante la prolongada guerra. De hecho las SS por él creadas se sostenían por la fama y capacidad combativa que le habían imbuído los instructores obtenidos del Ejército. Himmler se fue por el lado de los estudios “esotéricos”, la programación de los grupos de prisioneros destinados a los campos de trabajo, etc. Al final de la guerra traicionó a Hitler y a su pasado.

Pero en un universo de 80 millones de habitantes existieron  personalidades extraordinarias, mediocres y también nefastas.

Por otro lado, quién recuerde la campaña del Afrika Korps, debiera recordar las reflexiones de Rommel en el sentido de la diferencia de capacidad de producción entre Alemania y EEUU. Cuando Rommel pedía camiones o tanques o lo que fuera, por lo general le llegaba 1 ó 2 piezas de lo solicitado. Cuando los estadounidenses solicitaban 3 ó 20 camiones, les llegaban 500.

Así también, los mejores comandantes militares fueron destinados al Fente Oriental, para detener a los soviéticos, ya que éste era realmente el frente que más soldados consumía y que debían taponear adecuadamente. Es esta incapacidad la que pierde definitivamente a Alemania. 3/4 partes de los soldados alemanes cayeron defendiendo la frontera Este. La propaganda de post guerra diseñada e implementada por los EEUU confunde a la gente señalándoles que fue el Desembarcio de Normandía el hecho que llevó la derrota a Alemania. En realidad fueron una serie de factores, algunos ya señalados aquí, pero fundamentalmente fue la incapacidad de parar a la URSS también debido a que Japón no se decidió nunca a atacar por la zona noreste al gigante euroasiático.

About these ads

10 comentarios on “¿Por qué Hitler perdió la guerra?”

  1. Álvaro dice:

    He de decir antes que nada que NO estoy titulado en NADA, lo cual muchas veces me alegra porque cuando veo por ahí a titulados me muero de vergüenza, pero bueno. Cuento con tres armas que son casi infalibles, qué leche, sin casi: una es la Inocencia, otra es la Ingenuidad y otra es el Atrevimiento, que quizá se confunda con Ignorancia, pero bueno, en muchos casos es Nesciencia, y ya está.

    Así pues: es del todo normal que Hitler “perdiera” la guerra; entrecomillo “perdiera” porque del todo claro no está que la perdiera de verdad, a simples ojos vista SÍ, pero… ¿y lo que perdió la infame pérfida albión? eso no está en ningún escrito, pero bueno, aparentemente no se nota, pero luego se notó. Bien, haré un da capo escrituril: es del todo normal que Hitler perdiera la guerra, tanto en cuanto fue una “guerra” ideada mucho antes de que nadie la declarase, porque seamos lógicos: ¿cómo es posible que EEUU tuviera tantísimo armamento y capacidad de ataque? pues MUY sencillo: haciendo todo el armamento y maquinaria bélica con mucho tiempo de antelación, eso es todo, y, sobre todo, que en la maquinación de la “guerra” la cosa iba así: la porquería del tratado ese de Versalles iba a poner nervioso a alguien, y ese alguien fue Hitler, mordiendo el anzuelo, los enemigos de la judiada internacional se frotaron las manos; dejaron un poco de espacio de tiempo para que Hitler se afianzara, lo que no sabían los enemigos que iba a tener tanta fuerza e iba a ir tan rápido, así que debían de cortar ese tiempo de confianza o de afianzarse y… a darle a la maquinaria de guerra: primero la fuerza inglesa, después la fuerza rusa, o viceversa y como “postre” los cobardes abusones de satania (EEUU) que todo frescos vienen con su maquinaria pesada a machacar.

    Resumido, sí, ridículo, no lo sé y ni me importa, pero el caso es que entre esas “estrategias” de los enemigos y los traidores, de dentro y de fuera, el pastel está para comérselo.

    Ahora bien: ¿y si nos preguntáramos cómo podía haber ganado Hitler la guerra? Claro, a toro pasado es fácil, ¿verdad?, e incluso infantil, pero en la próxima vez las cosas hay que hacerlas bien, y no hay nada como una Imaginación Libre e Inocente para plantear un futurible de lo más delicioso: primero debes de aminorar la marcha ascendente y mirar MUY BIEN dónde pisas y CON QUIÉN estás dando los pasos: déjate de razas y céntrate en el comportamiento; ármate con lo más destructivo… y a renglón seguido destruye aquello que está enraizado en el mismísimo MAL, y sobre todo: NO te achantes con la sensiblería, y sobre todo y ante todo: NO descuides la MAGIA, que no esas cosas del oscurantismo esotérico que está más lleno de trampas que de otra cosa.

    Y más cosas.

    Un saludo.

    Álvaro

  2. Keitel dice:

    Debo darte la razón cuando apuntas a que EEUU tenía su armamento preparado desde hacía tiempo y sin embargo difiero en que el Tratado de Versalles fuese un plan susceptible de ser violado o preconcebido para que los americanos terminasen imponiendo su superioridad mundial.

    Con tratado o sin él, la Primera Gran Guerra evidenció que en el futuro existiría un juez externo para decantar cualquier contienda que se desarrollase en Europa. Esa regla del juego la conocía Hitler.

    En las conversaciones previas a la Paz, las indemnizaciones económicas impuestas a Alemania no fueron apoyadas por EEUU y tan sólo en última instancia y cuando el Imperio Alemán ignora a Wilson y procede a la ocupación de territorios al Este, los americanos apoyan a los aliados, pero procediendo de forma interesada.

    El tratado de Versalles, como demuestra los miles de millones de marcos-oro, los recursos naturales y militares en concepto de indemnización que Alemania tuvo que pagar principalmente a franceses e ingleses (también a Italia y Bélgica), fue por encima de todo un abuso que se hubiera prolongado si alguien no hubiese dicho basta o hasta que Alemania se hubiese arruinado (como perseguían los franceses aunque desconozco la influencia judía que por otra parte también es posible). Y sí, este abuso fue aprobado por EEUU pero sus raíces nacen en la Vieja Europa. De este aspecto también era consciente Hitler.

    No obstante y a pesar de las serias dificultades que ofrecía una guerra abierta a la participación americana, Hitler fue claro y transparente siguiendo un itinerario bélico que aparecía perfectamente plasmado en Mein Kampf, reivindicaba unos territorios y anunciaba la necesidad de ganar espacio vital y recursos naturales al Este. Simplificando: el campo de batalla estaba definido y era de conocimiento público.

    En cuanto a los contrincantes estaba claro que por tradición histórica, desde el inicio, cualquier hostilidad contaría con la inmediata participación opositora de Francia. Lógicamente si tenía decidido avanzar hacia el Este también encontraría respuesta de Rusia. Con perspectiva histórica, la suma de contendientes parece un hecho lógico, consecuente al desarrollo de la guerra, pero creo que existieron puntos de inflexión en que Alemania pudo conseguir, por lo menos, la victoria absoluta en el frente Oriental (Rusia) y Europeo (Inglaterra). Llegado ese punto, me aventuro a decir que EEUU no hubiese intervenido en Europa.

    Hitler no perdió la guerra, ni Alemania perdió la guerra por culpa de Hitler.

    Por supuesto tampoco soy titulado en historia y lo que aquí expongo sólo es mi humilde opinión; mi padre dice que las dos Guerras las provocaron, jeje, las industrias química y farmacéutica (así que hay opiniones para todos los gustos).

  3. Juan dice:

    No es cierto, en absoluto, que los E.E.U.U. dispusieran ya en 1939 de todo un ejército dispuesto. En realidad su debilidad quedó al descubierto en el ataque de Japón a Pearl Harbour, a finales de 1941. No tenían nada con lo que contraatacar. Desde la Gran Depresión no se habían repuesto económicamente. Al finalizar el ataque japonés el presidente Roosevelt procuró todo lo necesario para responder lo más rápidamente a Japón y salvaguardar sus posiciones en el Pacífico, para después tratar de imponer su dominio en el mar y crear casi de la nada todo un ejército moderno.

    Los E.E.U.U. son enormes en todas las magnitudes, (son igual de enormes que de caóticos, allí se permite la tenencia de armas en los domicilios y sin embargo un policía puede detener a un viandante que no utilice el paso de peatones para cruzar la calle). Desde entonces y una vez neutralizado el Eje, hasta hoy, tienen el mejor ejército del Mundo.

    La Gran Guerra acabó con una capitulación convenida en el Tratado de Versalles. La desmilitarización forzosa de Renania ya es la prueba de que ese suelo es alemán. Las medidas coactivas de todo tipo impuestas a Alemania, el desgaste de la guerra, el desprecio de la República por la situación impuesta y la ruina económica fueron el caldo de cultivo para que el marxismo tratase de abrirse paso. No hay que perder de vista la reacción a todo esto, el golpe de Kapp y después el de München.

    Ya he dejado escrito en otro comentario que Hitler llegó a la Jefatura del Estado por métodos democráticos por que presentó un proyecto conservador y regenerador que sintonizó de forma extraordinaria con las aspiraciones de los alemanes. Es del todo posible que la confianza depositada en él por los alemanes se diese en el modo en que se daba a los monarcas.

    Es muy interesante lo que se aporta en el punto quinto del artículo, por que aquí en el blog, en comentarios sobre otros artículos, se ha criticado a los alemanes por lo que hoy son. No hay que olvidar que Alemania fue literalmente barrida del mapa y tampoco hay que olvidar que Yeltsin, en presencia de Kohl, se llevó las últimas tropas soviéticas de regreso a Rusia el 31 de agosto de 1994, que traducido en términos históricos es como decir ayer por la tarde.

    Todo lo que hizo Hitler en el ámbito militar fue por la U.R.S.S. Quizá él no creyese que la ocupación de Danzig y los territorios del Este antes robados iban a provocar la declaración de guerra. Pero lo que a él le preocupaba era el materialismo marxista, por lo ya sufrido y por tener que vivir al lado de semejante vecino. Fueron tan bestias que tuvieron que inventar un arte “oficial” por que habían aniquilado toda expresión artística, pues era calificada de individualista y el individualismo equivalía a la muerte más o menos inmediata. No hay que olvidar la guerra entre la U.R.R.S.S. y Polonia en 1920 que culminó con la derrota de la primera en la batalla de Varsovia (no sé cómo pudieron vencer al Ejército Rojo, hay un cuadro alegórico de la batalla titulado “Milagro en el Vístula”).

    Desde la Revolución rusa de 1917, el marxismo ha querido imponerse por todas partes. Cuando en julio de 1936 llegó la petición del Ejército Nacional a Bayreuth (Hitler se encontraba en el Festival), Göring no deseaba prestar ayuda a un estado lejano a las fronteras alemanas. Hitler dijo entonces que Francia era un enemigo y que si caía España, Alemania se quedaría rodeada y la estrangularían. La decisión que adoptó Hitler, el responder afirmativamente a la petición de ayuda a una nación en estado de postración, refleja su carácter. Luego en Hendaya, al momento de comenzar la reunión con Franco, le dijo muy emocionado que Alemania nunca olvidaría la posición española adoptada en la Gran Guerra.

    Respecto de Goebbels, su libro “La Conquista de Berlín” es una obra fundamental para comprender la situación alemana de entreguerras y el auge del marxismo en una sociedad desmoralizada, pero la narrativa del autor imbuye al lector de un cierto optimismo que se traduce en ganas de vivir, sea cual sea la situación que se narra en el libro.
    La culpa de todo lo que ocurrió la tiene Churchill, pues como ha pasado siempre, los ingleses han saboteado todo proyecto de cualquiera de las grandes naciones del Continente, y temen que la fortaleza del Continente les haga empequeñecer. Pero ellos son más pequeños de lo que parece y es que en realidad nuestra debilidad es su fortaleza.

    La derrota militar del Eje se produjo y es normal que los alemanes hayan querido olvidar o no hablar de nada de todo esto. Resulta espeluznante ver las filmaciones de Berlín del verano de 1945 (hay en youtube y a color), así como la película “Germania, Anno 0″ de Rossellini. Los americanos sólo se dieron cuenta de cómo eran los rusos cuando vieron lo que hacían con la población y con lo que quedaba en pie en su parte conquistada, que lo desmantelaban y se lo llevaban a la U.R.R.S.S., y a la inflexibilidad en mover las líneas. A la derrota hubo que sumar esta nueva devastación y lo que supuso la implantación del socialismo marxista.

    De todos modos hay que ver lo que queda del nacionalsocialismo en la sociedad alemana actual, que es más de lo que a simple vista puede parecer. La reunificación es un signo.

  4. Álvaro dice:

    Siempre me ha fascinado el intríngulis de la Historia, escrita en mayúsculas y en su mayoría
    -por no decir en su totalidad- un cuento que cada cual cuenta como le venga en gana, si le viene bien, si le viene mal… es lo mismo; lo serio sería que hubiera UNA historia, porque así se podría hablar de LA HISTORIA en términos OBJETIVOS, pero sigue sin estar de moda, así que se quedan con el subjetivismo y a todo el mundo le parece bien.

    Así pues, amigo Juan, no habría nada más que añadir puesto que la Historia que tú cuentas es la verdadera cien por cien sin mayores dudas ni nada que preguntarse. Pero… no es tan fácil.

    Así como en la actualidad vivimos decenas de “guerras” que son falsas porque las han provocado como siempre los mismos de siempre, NO va a ser distinto hace apenas setenta años, esto es: EEUU entra en la guerra por una especie de 11-S de la época, o sea, el ataque en Pearl Harbor es de lo más patético, y claro, ¿cómo no iban a responder a ese acto bélico?? Claro, que si en la historia “verdadera” NO se cuenta que los buques que hundieron los japoneses eran cuatro barcos viejos que iban a ser utilizados para el fin que iban a ser utilizados… pues queda un 11-S de lo más mono; es la costumbre, lo del Maine fue igual, y muchas otras cosas.

    En algún sitio estará escondido y me reitero: EEUU tenía YA todo preparado, pero bueno, imagino que queda mejor toda una trama de batallitas por aquí y por allá en vez de pensar en el contubernio judío-amglo-yanqui-comunista, todo la misma hez salida del mismo espantoso agujero monstruoso de los que NO quieren que el mundo avance.

    Un saludo y buen día!!

  5. Keitel dice:

    Por ir con prisas y no extenderme en detallar los sucesos históricos…pasan estas cosas. Quizás tropiece en la misma piedra, pero el día no tiene suficientes horas para hablar de todo.
    Si bien la inexactitud a la hora afirmar que EEUU disponía ya del armamento para la 2GM ha dado pie a la brillante exposición de Juan, detallaré la visión que mantengo de que EEUU siempre estuvo en disposición de ejercer de juez internacional y además de intervenir si se daban las circunstancias:

    En el período de entreguerras EEUU siguió produciendo armamento, si bien no al mismo y espectacular nivel que lo produciría mediada la contienda. De hecho al inicio de la guerra, ingleses y franceses compraron armamento a EEUU e, independientemente de la cantidad, ya es un hecho significativo.

    La crisis del 29 se prolonga hasta 1933 (aunque la recuperación no sea inmediata creo que en esta fecha Roosvelt ya empieza con reformas y planes serios para reactivar la economía) de forma evidente en este plan de rearmamento. De hecho, la flota de portaaviones se renueva en la década de 1930 con 4 o 5 unidades (el Enterprise que recuerde pertenece a este período); todos listos para 1940. Ninguno de ellos, en realidad, ningún portaaviones fue hundido en Pearl Harbor. A esto hay que sumar las unidades de destructores construidos en este mismo periodo, que se corresponde a los años en los que Japón construye su flota imperial.

    Para 1940, o ese mismo año, Roosevelt ya había reanudado el servicio militar obligatorio y había conseguido que fuese aprobada una importante cantidad de dinero para invertir en armamento.

    Pearl Harbor: no entraré en la polémica de si Roosvelt lo sabía o no (para eso pueden leerse documentos desclasificados y que cada uno saque sus conclusiones). Efectivamente, las condiciones de la flota del Pacífico después del ataque no son las más idóneas para ofrecer una respuesta inmediata. Y digo respuesta militar contundente puesto que la respuesta diplomática fue dada por el presidente americano que inmediatamente declaró la guerra a Japón.
    Tal y como apunta Juan, este hecho fue decisivo para la renovación del ejército americano, de la noche a la mañana la movilización fue inmediata. Pero la movilización de los civiles americanos, porque Roosvelt ya estaba preparado desde 1939 y sólo necesitaba la autorización moral de su pueblo para entrar en acción.

    Lamento no disponer de tiempo para extenderme en detalles y documentar lo dicho con referencias. Mi impresión es que EEUU pudo subestimar el rearme de Alemania y Japón pero contaba con medios suficientes (llámese movilización para re-botar barcos, para fabricar armamento, desarrollar nueva tecnología o para sumar efectivos a la reserva de su ejército) y estaba preparado para la guerra, desde luego más preparados que franceses e ingleses.
    Con esto no pretendo comparar la capacidad bélica de EEUU al comienzo y al término de la guerra y, por supuesto, soy consciente de que es a partir de ese momento cuando emerge la potencia militar americana tal y como la concebimos hasta hoy.

    Al final, tanto hablar de Versalles y Pearl Harbor (temas que conozco superficialmente) y no dedico ni una línea al Doctor Goebbels.

    Bueno un saludo a todos y disculpa Juan si alguno de los datos que menciono son imprecisos.

  6. Juan dice:

    Que sí, que yo no lo he querido mostrar por no desviarme del tema de cabecera del artículo, que toma como punto de partida la derrota militar alemana. No se puede hablar de todo a la vez. Se ha dicho ya desde hace tiempo que el ataque de Pearl Harbour fue conocido y permitido de antemano por los estadounidenses. España perdió Cuba definitivamente por que teniendo ya la hostilidad de los nativos, los estadounidenses se autovolaron el acorazado “Maine”, anclado en la bahía de La Habana, para poder declararnos la guerra y quedarse con las colonias españolas.

    Al parecer Franco en Hendaya le sugirió a Hitler, que debido a nuestra experiencia norteamericana (Franco se educó en el sentimiento español del “Desastre”), los E.E.U.U. entrarían más pronto o más tarde en el conflicto. De hecho, Inglaterra resistió por este motivo, esperando la entrada de los E.E.U.U. en la guerra.

    Cuando he escrito que los E.E.U.U. no tenían nada con lo que contraatacar me he querido referir a que no estaban a punto. A lo mejor la discusión no hay que enfocarla tanto en los efectivos de que disponían los E.E.U.U. como de su potencial. Transcribo un párrafo de la “Historia Universal” de Espasa-Calpe, que es muy simple pero claro a la vez:

    ” La participación de Estados Unidos en la lucha fue el verdadero revulsivo que necesitaban los aliados. La potencia de su ejército y, principalmente, su ilimitada potencia industrial, dieron mayor autonomía de decisión y de movimientos a los aliados. Estados Unidos se convirtió así en el arsenal aliado, ya que sus pertrechos llegaron a todos los escenarios de lucha. El objetivo principal era hostigar la potencia germana, que era el miembro más poderoso del Eje”.

    Es eso, la gran fuerza humana junto a la ilimitada e instantánea potencia industrial lo que permite la casi inmediata reacción en todos los escenarios. Eso es lo que vemos hoy día.

    Sobre el afán de los E.E.U.U. de organizar el mundo, las raíces hay que buscarlas a partir del desenlace de la Guerra de Secesión, período en que el poder político es tomado por el poder económico, pasando a gobernar en la sombra los hombres ricos, los Rockefeler, Rothschild,..lo que se conoce como plutocracia. Y así hasta hoy. Es lo que hay.

    • Álvaro dice:

      Juan, siento darle vueltas a la cosa, más que nada por la teoría del aburrimiento, y lo digo en plan de broma, no quiero yo aburrir a nadie ni molestar a nadie, pero… ¿cree usted que los de espasa van a tener en cuenta a historiadores denominados del revisionismo y que por tanto van a mostrar otras caras de la verdad? yo pienso que no. Yo también tengo kilos de enciclopedias pero ni me molesto en tirar tiempo sabiendo que si ha sido permitido por el régimen mundial judío… es que NO me van a contar NI UNA SOLA verdad.

      Yo le recomiendo MUY enfáticamente que lea el libro desde el que este Blog se ha mencionado en una entrada de hace poco: “Derrota Mundial”, y para poderle echar un vistazo está en la web, y esta es la dirección:

      http://vho.org/aaargh/fran/livres9/BORREGOdermund.pdf

      Es muy interesante y apunta cosas que algunos como yo piensa sin haberlo leído previamente, pues teniendo en cuenta el mejunje judío y toda su estrategia para echar abajo cualquier cosa que se eleve, lo que se explica en ese libro es CRUCIAL para entender que quizá… no estuvieran tan desarmados y tan NO preparados los EEJJ, y disculpe que ponga lo de las dos jotas, es por aquello que ese sitio del otro lado del charco tiene muchos “nombres” y uno de ellos es “estados judíos”.

      Léalo, de verdad, se sorprenderá.

      Un saludo.

      Álvaro

      • Jesus. dice:

        Alvaro, definitivamente me conmueven tus comentarios. Aún me hubiera leído de todo y no me faltara ni un libro ni una opinión sobre algún tema, no podría compartir tu profunda fé casi divina en lo que opinas. Me confundes tanto que no se si caer de rodillas víctima de la mofa socarrona al dogmatismo abyecto o por la auténtica admiración a la fé humana. Pero al final, solo me quedo conmovido por comprender que a mayor la intensidad de lo que crees, mayor la dimensión de lo que ignoras.

  7. Antonio González dice:

    Hitler perdió la guerra por racista. Los españoles conquistaron América con poquísimos soldados porque supieron hacer las alianzas correctas para dividir a los indios. Los nazis con su desprecio a los eslavos no quisieron hacer lo mismo en el frente oriental uniendo a los rusos contra el invasor. El racismo y la infravaloración de los enemigos por cuestiones raciales fueron, entre otras muchas, algunas de las causas de la derrota del incompetente y fanático de Hitler. Escribe un doctor en ingeniería.

    • Gracias por su colaboración, el detalle de poner su carrera (Doctor en Ingenieria), nos deja más tranquilos.
      Si hubiera sido una cajera de un supermercado quien hubiera escrito que Hitler era un “inconpetente y un fanático” no le hubiéramos hecho demasiado caso por aquello de la “culturilla” (ya me entiende), pero si lo dice usted que es Doctor en Ingeniería, eso ya nos obliga a una revisión histórica sobre el personaje.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 185 seguidores